La cistitis de la luna de miel

La cistitis de luna de miel es el nombre coloquial para una infección de vejiga o vías urinarias. La cistitis es la forma más común de estas infecciones y la segunda infección más frecuente en el cuerpo. Es comúnmente referida como cistitis de luna de miel porque la actividad sexual frecuente es una causa de este tipo de infección en la vejiga. Aunque puede ser molesta y dolorosa, la cistitis es una condición médica fácilmente tratable.

Cuando el sexo produce infección de orina
La cistitis de luna de miel es una infección de la vejiga que está causada por las relaciones sexuales frecuentes.
Esta descripción de la cistitis, por lo general, se aplica a las mujeres y hace referencia a la mayor actividad sexual después del matrimonio.
Cualquier mujer sexualmente activa puede contraer esta enfermedad durante las relaciones sexuales o después de mantener relaciones con una nueva pareja sexual. 

Hay numerosos síntomas que están asociados con esta enfermedad, tales como ardor al orinar, cambios en la apariencia de la orina y, en ocasiones, una sensación general de malestar. Los médicos suelen tratar un caso de cistitis de luna de miel con antibióticos y recomiendan las medidas preventivas que pueden disminuir la recurrencia.

Síntomas
Los síntomas principales de la cistitis de luna de miel son ardor al orinar, sangre en la orina, dolor de cabeza, fiebre y cansancio. 
Quienes tienen más de riesgo?
Los principales factores que incrementan el riesgo de sufrir cistitis de luna de miel son las relaciones sexuales frecuentes y con parejas distintas. 

Cómo se trata?
El tratamiento de la cistitis de luna de miel se lleva a cabo con antibióticos. Aunque el mejor modo es tomar antibióticos de forma profiláctica antes. 

Cómo cuidarse (prevención)?
Hay muchas formas de prevenir la cistitis de luna de miel. La manera más efectiva es orinar y lavar con cuidado la zona genital inmediatamente después del coito. Esto removerá cualquier bacteria antes de que tenga la oportunidad de crecer. Otros consejos incluyen limpiarse del frente hacia atrás después de usar el baño para evitar que las bacterias se introduzcan en la uretra, beber muchos líquidos y orinar frecuentemente. Aguantar la orina por largos períodos de tiempo puede ayudar a que las bacterias se reproduzcan. Beber jugo de arándano o tomar tabletas que contengan proantocianidina puede reducir el riesgo de cistitis.



Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 978481870
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata