Historias de la vida real: heridas en el pene

José tiene 38 años, es ingeniero y está dedicado a la construcción. Es casado hace 12 años con María, ambos tienen dos hijos. Desde hace tiempo José tiene problemas con en el aparato reproductor, específicamente en el glande (la cabeza del pene). Mas o menos hace unos dos años le aparecen unas manchas rojas, muy parecidas al sarampión en el glande. Acude inmediatamente donde un urólogo quien luego de examinarlo le diagnostica de hongos y le receta una crema. El tratamiento lo alivia, pero el problema le vuelve a suceder a los dos meses. Nuevamente acude al urólogo quien le examina y esta vez le dice que tiene una infección bacteriana, nuevamente le receta una crema, con la cual sólo consigue aliviar el síntoma por unos meses mas.
Luego de varias visitas al médico, de mucho dinero invertido, José no ha encontrado la solución definitiva, pues hasta el día de hoy no consiguen mejorar su enfermedad y cada día esta empeorando: el glande esta cada día mas rojo, se irrita mucho luego del contacto sexual, y a veces tiene una secreción semejante a la miel; además de ello, no desea tener intimidad por el dolor que le ocasiona; y para agravar todo, su esposa sospecha que él tiene otra relación.
José se encuentra desesperado...!
El pene rojo se produce por una infección o por una inflamación crónica de la piel del glande o del prepucio, el dibujo superior es por demás ilustrativo.
El pene rojo o la balanitis
El caso de nuestro amigo José, es motivo de frecuente consulta en Urología Peruana, y generalmente es consecuencia de una enfermedad conocida como balanitis, pero que nosotros llamamos de Pene Rojo.
En medicina todo proceso inflamatorio o infeccioso lleva el sufijo itis, por ejemplo si la inflamacion es de la próstata, estamos frente a una prostatitis, si la inflamación es de las ampigdalas, estamos con una amigdalitis; y así por el estilo.
En el caso de la inflamación o infección del glande, se denomina balanitis; ya si la inflamación es del prepucio (aquella piel que recubre la cabeza del pene), estamos frente a una postitis; y si se inflaman ambas partes del pene, estamos frente a una balanopostitis.
Debe saber estimado lector que el hecho de que el pene esté rojo no necesariamente implica que este infectado, ya que existen muchas condiciones en las cuales, un pene rojo o con alteraciones del color, no siempre son consecuencia de una infección, sino de una inflamación crónica, del uso de sustancias, cremas, inclusive alergias al látex de los condones.

José y Maria, curiosamente es el nombre de la pareja que atendimos hace algunas semanas, acudieron preocupados pues él tenía mas de 2 años con el pene rojo y no habían solucionado su malestar, pese a haber procurado la asistencia de varios médicos.
Antes de conocer como se resolvió el problema, debemos conocer un poco más sobre la balanitis, postitis y balanopostitis.

El pene rojo o la balanitis
La inflamación del glande llamada balanitis puede repercutir en la vida del paciente, a veces con tal magnitud que condiciona su desenvolvimiento laboral, produciendo limitaciones sociales, psicológicas y sexuales.
Es vital comprender la verdadera importancia de esta patología, ya que la balanitis de no ser tratada oportunamente, ocasionara que la piel del prepucio se inflame y a la larga se produzca el cierre de la misma, impidiendo la retracción normal de la piel del pene, fenómeno conocido como fimosis; y en casos extremos puede condicionar la aparición de un cáncer de pene.
En muchas de las conversaciones sostenidas con nuestros pacientes hemos detectado que al no saber cómo proceder, asumen conductas inadecuadas para el tratamiento, como el automedicarse con cremas, utilizar jabones medicados, acudir a la farmacia en busca de una cura milagrosa o una crema "efectiva", siendo este tipos de conductas las que empeoran la enfermedad.
Los pacientes al "dejar que la naturaleza cure la enfermedad con el tiempo" o asumir tratamientos inadecuados, lo que hacen es empeorar las condiciones de la piel prepucial, generándose inflamación en la misma, y ocasionando el engrosamiento de la piel, fenómeno conocido como fibrosis.
La fibrosis finalmente ingresará a un círculo vicioso cada vez que se retraiga el prepucio, generando mayor inflamación y más fibrosis. El resultado final será que el paciente tiene dificultad durante el acto sexual, pudiéndose producir heridas, lasceraciones y la colonización de infecciones que aprovechan la solución de continuidad de la piel, para localizarse en la piel del prepucio y empeorar el cuadro clínico. Al ser la piel del prepucio invadida por microorganismos de la propia piel, o peor aún por las conocidas ETS (enfermedades o infecciones de transmisión sexual); se intensificará la balanitis, aumentando los cambios de la piel, alterándose de forma permanente las propiedades de elasticidad y resistencia del prepucio.

¿Quienes tienen mas riesgo de tener balanopostitis?
Se sabe que del 3 a 11% de varones sufren de balanitis o balanopostitis en alguna ocasión de su vida.
Los hombres no circuncidados y aquellos que tienen actividad sexual intensa, sobre todo sino toman las medidas de cuidado necesarias, tienen mayor riesgo de desarrollar esta inflamación.
Aquellos varones con una higiene personal deficiente también tienen mas riesgo.
La falta de aireación e irritación , el abundante esmegma y la descarga uretral (orina y desechos celulares de la uretra) que rodean al glande del pene causa inflamación y edema; sindo la causa de la inflamació de la pel que rodea al glande.

Aunque poco frecuentes, las complicaciones de la fimosis y la balanitis incluyen la celulitis.
La estenosis meatal con retención urinaria rara vez se puede acompañar balanitis.

¿Cuales son los síntomas del pene rojo o balanitis?
Los síntomas son muy diversos, citamos los mas frecuentes
  • Secreción del pene
  • Estrías o heridas en el prepucio (asociadas o no a sangrado)
  • Dolor o dificultad con la retracción del prepucio
  • Dolor durante el coito
  • Impotencia
  • Dificultad para orinar o controlar el flujo de orina (en casos muy graves)
  • Incapacidad para insertar sonda Foley
  • Sensibilidad y eritema del glande yo/del pene
  • Picazón
  • Los síntomas sistémicos como fiebre y náuseas son poco frecuentes
¿Cómo sabemos si estamos frente a una persona con balanitis o pene rojo?
Durante el examen médico generalmente vamos a encontrar lo siguiente
  • Enrojecimiento (eritema) e hinchazón (edema) de glande o prepucio
  • Secreciones en el pene, asociadas a mal olor persistente
  • La ulceras, estrías, heridas, manchas de diferentes colores, zarpullidos
  • Cambios de coloración de la piel que no regresionan, es decir cambios permanentes
  • Imposibilidad de retraer el prepucio (fimosis secundaria)
  • Los signos de obstrucción urinaria como estenosis meatal, distensión o la vejiga, balonamiento o globo del prepucio durante la micción.
  • Crecimiento de ganglios (linfadenopatías y linfadenomegalias), en relación a infección crónica localizada.
Causas más frecuentes de balanitis
En atención a la gran cantidad de preguntas sobre las causas de inflamación del glande, ampliamos la información de las mas frecuentes

Balanitis por causas higiénicas
Este tipo de balanitis se produce con mucha frecuencia en varones no circunsidados, y puede ser desencadenada por la humedad, la orina, el esmegma o el semen; siempre asociadas a condiciones de higiene inadecuadas. Un varón que toma baño una vez al día, no necesariamente realiza una higiene adecuada. Se recomienda siempre mantener el prepucio seco y utilizar jaones neutros como los de glicerina o los de bebés, y nunca jabones medicados que son perjudiciales para la piel del pene.

Balanitis por Infecciones de Transmisión Sexual
La piel del prepucio si bien es delgada, es muy elástica y resistente. Las ETS pueden alterar esta elasticidad, haciéndola mas fibrosa. Prácticamentetodas las ETS pueden producir balanitis, y de ahí la  importancia de realizar estudios de ETS en todo paciente con blanitis, debiéndose tratar adecuadamente en caso de detectarlas.

Balanitis por hábitos sexuales
Citando a Potenziani, "el hecho de tener varias parejas al mismo tiempo producirá una falta de “compatibilidad” con la flora vaginal “visitada” lo que redundará en un caracteristico enrojecimiento del pene con la relación sexual, que el paciente interpreta como “traumatico” y que en la mayoria de los casos el paciente se automedicará, colocandose cremas esteroideas, o antimicoticas o más frecuencuentemente cremas que reunen antimicoticos, esteroides y antibacterianos. Este proceder erroneo condicionará en la mayoria de los casos, el agravamiento de la “inflamación peneana” y como resultado final la inflamación , edema y engrosamiento de la piel del glande y del glande propiamente dicho (balanopostitis)."
En la literatura médica se sabe que a mayor cantidad de parejas sexuales que tenga un varón, mayor posibilidad de tener esta enfermedad. Existen algunos casos de irritaciones por actividad sexual excesiva e intensa.
A este tipo se suman las balanitis asociadas a relaciones anales o vaginales sin protección del
preservativo, las cuales son empeoradas al no realizar un adecuado higiene postcoital, esto permite que la piel del pene permanezca en contacto directo con secreciones tanto anales como vaginales.
La recomendación cae por sí sola: la monogamia y la adecuada higiene coital serán la base de la prevención de estas balanitis.

Balanitis por irritantes químicos
Este tipo de balanitis corresponden a dermatitis de contacto, el caso clásico son lase lesiones producidas por el uso de jabones detergentes o desinfectantes, y los productos de lubricación de los preservativos. La base inmunológica apoya la teoría de que pacientes con antecedentes de atopías (alergias) tienen mas riesgo de desarrollar este tipo de balanitis.

Balanitis por diabetes
La diabetes es una enfermedad que aumenta el riesgo de desarrollar esta enfermedad, sobre todo en pacientes mal controlados, mayores de 50 años o con obesidad mórbida asociada.

Balanitis bacteriana
El prepucio, como es de suponer, esta colonizado por bacterias "sanas" o "normales", así como algunos virus y hongos;  propios de cada indivíduo. Estos microorganismos pueden en algunas ocasiones volverse patógenos y ocasionar la enfermedad. }

Balanitis por alergia a medicinas 
Algunas cremas utilizadas pueden ocasionar balanitis, incluyendo espermicidas, antibióticos, antiinflamatorios y antimicóticos; todos ellos presentes en muchas de las cremas indicadas por personal de las farmacias, sin el debido conocimiento de la enfermedad.

¿Y qué sucedió con José?
Una anamnesis exhaustiva, un examen clínico y algunas evaluaciones, nos llevó al diagnostico definitivo, instaurándose el tratamiento adecuado. Luego de 2 meses de iniciado su tratamiento, José no ha vuelto a presentar pene rojo, ha conseguido retomar su vida sexual, y lo mejor de todo, es que no volverá a tener balanitis...!




Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 978481870
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata