Cuando los riñones del feto se dilatan en el embarazo

En algunas ocasiones cuando una mujer acude al control de su embarazo, el médico ecografista el indica que el o los riñones de su bebé están dilatados, lo que se conoce como ectasia piélica fetal, conozca más al respecto lineas abajo.
La ectasia piélica renal
Cuando a una mujer, se le realiza una ecografía de control de su embarazo, puede que el ecografista comente que el feto tiene una ectasia o dilatación en alguna zona por donde pasa la orina. El lugar más frecuente para observar una dilatación es la pelvis renal, pero rara vez en los cálices renales y uréteres.  Para comprender un poco más sobre el tema deberemos hacer un repaso anatómico básico de las vías urinarias.

Anatomía urinaria
La orina se forma en el riñón. Desde que se produce hasta que sale al exterior sigue el siguiente camino: cálices renales - pelvis - uréter - vejiga - uretra
La pelvis forma parte de ese camino y como un embudo que recoge la orina del riñón para dirigirla hacia los uréteres, para posteriormente quedar almacenada en la vejiga, donde luego de un tiempo es liberada al exterior mediante el acto de micción.


Dar click para aumentar la imagen

Ectasia piélica fetal
La dilatacion de la pélvis renal (en amarillo en nuestro dibujo), se da en 1 a 4 de cada 100 embarazos promedio, siendo más frecuente en los varones y en el lado izquierdo.
La mayoría de las veces estas dilataciones son pasajeras y no implican mayor riesgo.
Las ectasias se dan por diferentes motivos (la mayoría son pasajeras, así que no se preocupe...!), por ejemplo pueden ser variaciones normales que ocurren en el feto (si produce demasiada orina, si la vejiga no le funciona bien en algún momento o por pequeños grados de obstrucción pasajera en el trayecto urinario); o bien, por factores maternos, como haber tomado mucho líquido en exceso.
De todos los fetos con ectasia piélica, solo la tercera parte nacerá con esta malformación, la cual se resolverá en los primeros 5 años de vida.
Debemos recordar siempre que los diagnósticos de imágenes deben ir acompañados de síntomas para que estos representen enfermedades de cuidado. El diagnóstico de dilatación de pelvis renal es por tanto, de un diagnóstico ecográfico. No significa siempre que el bebé al nacer vaya a tener un problema.

Sin embargo, si persiste la dilatación, o si a esto se le suman infecciones de orina frecuentes o fiebre, puede ser expresión de alguna anomalía en el riñón o de un obstáculo en la vía urinaria. Cuando se obstruye el paso de la orina, ésta se va acumulando y va produciendo un ensanchamiento o dilatación de la zona previa a la obstrucción, por lo que debemos acudir al urólogo.




Grados de dilatación
El médico que hace la ecografía durante el embarazo, mide el tamaño de la pelvis renal fetal.
  • Si en el tercer trimestre de la gestación su diámetro antero-posterior es menor de 7 mm se considera normal.
  • Entre 7 y 9 mm se habla de dilataciones leves.
  • De 9 a 15 mm se consideran moderadas.
  • Por encima de 15 mm, dilataciones graves.
Debemos tener especial cuidado en los siguientes casos, pues amerita la valoración del especialista al nacimiento y un seguimiento en los meses posteriores.
  • compromiso de los cálices mayores o menores renales
  • dilatación de los uréteres
  • presencia de alteraciones renales (quistes, pobre diferenciación entre la parte medular y cortical del riñón, aumento de la longitud del mismo)
  • dilatación de la vejiga
  • oligoamnios (disminución del liquido amniótico, en el que está sumergido el feto) en el segundo trimestre de embarazo.
Enfermedades asociadas a la dilatación de la pelvis renal
Existen enfermedades que están relacionadas, y si bien son poco frecuentes, es ideal que las conozcamos.

Problemas con la salida de orina hacia al vejiga
Estas se conocen como anomalíasobstructivas, siendo la más frecuente la estenosis de la unión piélico ureteral, la que consiste un estrechamiento en la unión entre la pelvis y el uréter (10-30%). En general, se suele asociar a ectasias de gran tamaño.

Problemas de regreso de la orina
Una enfermedad no obstructiva relacionada a la diatación de la pélvis renal es el reflujo vésico ureteral, el cual se produce cuando la vejiga en vez de vaciar la orina solo hacia la uretra, también lo hace hacia el uréter y el riñón, es decir la orina retorna al riñón al momento de miccionar.Una quta parte de ectasias renales pueden acompañarse con reflujo.

Se ha descrito que estos pacientes tienen mayor riesgo, que la población general, para presentar pielonefritis y cálculos en las vías urinarias, incluso tras la desaparición de la ectasia, aunque el riesgo es bajo. Por eso, el pediatra suele buscar posibles infecciones urinarias ante cuadros febriles sin causa aparente o ante la presencia de síntomas urinarios en estos niños.

Cómo actuar luego del parto
No siempre es necesario realizar más pruebas diagnósticas al nacimiento, y dividimos en dos tipos, dependiendo del grado de dilatación.

Dilataciones prenatales mayores de 15mm
En estos casos se recomienda una ecografía en los primeros días de vida, mientras están en el hospital. Dependiendo de los resultados, y del cuadro clínico que lo acompañe, se podrán hacer otras pruebas de imagen (cistografía miccional seriada, renograma isotópico diurético, gammagrafía etc.), con fines de ampliar el diagnóstico y valorar el normal funcionamiento de los riñones.

Dilataciones prenatales menores de 15 mm
Al resto de los niños con ectasias leves o moderadas se les hará una ecografía entre las 2-4 semanas de vida. Pueden ocurrir 2 situaciones:
1. Que haya desaparecido la ectasia: no se hará ninguna prueba más, salvo seguimiento de posibles infecciones urinarias, por parte del pediatra, ante síntomas de sospecha.
2. Que la dilatación continúe.

Cómo actuar DESPUES del nacimiento
Mucho dependerá de la experiencia del urólogoy del protocolo que tenga, en líneas generales les comento algunas reomendaciones. Debemos resaltar que el manejo de esta patología debe hacerse por personal médico calificado (urólogo y nefróogo), siendo este artículo sólo de difusión científica.

Ectasia menor a 10 mm luego del nacimiento
No es necesaria la profilaxis, y deberán realizarse controles ecográficos cada 3 meses.

Ectasia de 10 a 15 mm luego del nacimiento.
Deberá iniciarse profilaxis antibiótica
Control ecográfico cada 3 meses
Si aumenta la dilatación, si se presentan infecciones o hay fiebre deberá solicitarse una cistografía miccional (CUMS), y la valoración del nefrólogo

Ectasia mayor a 15 mm. luego del nacimiento
Deberán iniciar profilaxis antibiótica
Solicitar CUMS
Valoración por el nefrólogo

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata