Cáncer de próstata

Hasta la fecha es poco lo que se sabe al respecto de qué causa el cáncer de próstata, sin embargo sí sabemos que se produce por una anormal multiplicación de células. Lo normal es que las células crezcan y maduren dentro de un tejido sano. Pero cuando cambian y no se diferencian y maduran apropiadamente, las células se multiplican velozmente y se produce un tumor, en este caso, el cáncer de próstata.
Desde el tumor, sus células pueden pasar al sistema linfático o a la sangre. De esta manera se producen las metástasis a ganglios u órganos. Allí, las células colonizan, se adaptan al nuevo tejido y vuelven a crecer.
En el Perú es el cancer más frecuente en varones y una causa de muerte importante entre los que lo padecen. Se estima que 13 de cada 100 mil habiltantes tienen la enfermedad, siendo mortal en 6 de estos pacientes.  Sepa más al respecto
Un tema que todo varón debe conocer
La próstata es una glándula que se encuentra presente sólo en los hombres. Se encuentra delante del recto y debajo de la vejiga. El tamaño de la próstata varía con la edad. En los hombres más jóvenes, la próstata es del tamaño aproximado de una nuez. Sin embargo, puede ser mucho más grande en hombres de más edad. La función de la próstata consiste en producir cierta cantidad del líquido que protege y nutre a los espermatozoides presentes en el semen. Esto causa que el semen sea más líquido. Justo detrás de la próstata se encuentran las glándulas llamadas vesículas seminales, las cuales producen el mayor volumen de líquido para el semen. La uretra, que es el conducto que transporta la orina y el semen fuera del cuerpo a través del pene, pasa por el centro de la próstata.

A medida que el hombre envejece, la parte interior de la próstata (alrededor de la uretra) a menudo sigue creciendo, lo que puede causar una condición común llamada hiperplasia prostática benigna (benign prostatic hyperplasia, BPH). Cuando se presenta esta afección, el tejido de la próstata puede presionar la uretra, lo que causa problemas al pasar la orina.
La BPH no es cáncer ni se convierte en cáncer, aunque puede ser un problema de salud grave para algunos hombres. Si se requiere tratamiento, a menudo se pueden usar medicinas para reducir el tamaño de la próstata o para relajar los músculos que se encuentran en ésta, lo que usualmente ayuda a que la orina fluya. Si las medicinas no son útiles, puede que sea necesario emplear algún tipo de cirugía, tal como una resección transuretral de la próstata, la cirugía abierta o el láser.


Es estadío del cáncer
En la próstata se encuentran varios tipos de células, pero casi todos los casos de cáncer de próstata se desarrollan a partir de las células glandulares. Las células glandulares producen el líquido de la próstata que se agrega al semen. El término médico para un cáncer que comienza en las células glandulares es adenocarcinoma. Otros tipos de cáncer también pueden comenzar en la glándula prostática, incluyendo sarcomas, carcinomas de células pequeñas, y carcinomas de células de transición. Pero estos tipos de cáncer de próstata no son frecuentes. Por lo tanto, si usted tiene cáncer de próstata es casi seguro que sea un adenocarcinoma.
Algunos cánceres de próstata pueden crecer y propagarse rápidamente, pero la mayoría crece lentamente. De hecho, los estudios realizados en algunas autopsias muestran que muchos hombres de edad avanzada (e incluso algunos hombres más jóvenes) que murieron de otras enfermedades también tenían cáncer de próstata que nunca les afectó durante sus vidas. En muchos casos, ellos no sabían, y ni siquiera sus médico, que tenían cáncer de próstata.

Para efectos del diagnóstico y pronóstico debemos realizar muchas pruebas, entre ellas el antígeno prostático, la UROTEM, la Gamagrafía Osea y la Biopsia prostática. Todos ellos son de utilidad para conocer la extensión del tumor en el organismo, y así decidir cual es la mejor manera de tratare el cáncer de próstata.
En función de de los resultados obtenidos, el cáncer de próstata se agrupa en las siguientes etapas o estadios.

  • Estadio I: el cáncer no es palpable ni visible por medios diagnósticos. Su diagnóstico es accidental (cuando el paciente acude por otros motivos al urólogo). 
  • Estadio II: tumor palpable o visible que no sobrepasa la próstata. El tumor no se ha diseminado fuera de la próstata.Estadio III: el cáncer sobrepasa la cápsula y afecta a tejidos que rodean la próstata como las vesículas seminales. 
  • Estadio IV: el tumor se ha diseminado a los ganglios linfáticos o a otras partes del organismo, como los huesos.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata?
Dependen de la etapa de evolución en que se encuentre el cáncer.
En etapas precoces, cuando el cáncer es muy pequeño, no da síntomas. Ello explica que muchos hombres tengan este cáncer en situación precoz y quizás no se vayan a enterar en toda su vida.
En estas etapas iniciales, otros hombres son diagnosticados de cáncer de próstata casualmente, sea en una exploración rutinaria o en una intervención por crecimiento benigno de la próstata. A veces, este crecimiento benigno tiene alguna área donde se diagnostica el cáncer de próstata.
Conforme avanza el tamaño del tumor pueden acontecer las dificultades para orinar, que pueden llegar a la obstrucción urinaria o imposibilidad de orinar.
La afectación de ganglios linfáticos cercanos a la próstata no proporciona síntomas especiales.
En cambio, los dolores óseos pueden corresponder, cuando se ha establecido el diagnóstico de cáncer de próstata, a su diseminación al esqueleto, lugar frecuente, si se presentan, de metástasis del cáncer de próstata.
Hoy en día ha cambiado mucho el modelo de presentación inicial del cáncer de próstata. hace unos años, muchos pacientes acudían con metástasis en los huesos. Hoy en día, cada vez se diagnostica más precozmente este cáncer, y por tanto localizado en la próstata, desde la introducción en la clínica del PSA (ver PSA y diagnóstico precoz).


Tumores precancerosos
Antes de entrar de lleno al tema, es prudente connocer que existen tumores que pueden representar las etapas previas al cáncer, siendo dos de ellos los mas frecuetes
LA ATROFIA INFLAMATORIA PROLIFERATIVA
La atrofia inflamatoria proliferativa (proliferative inflammatory atrophy, PIA) es otro hallazgo que se puede notar en una biopsia de próstata. En esta afección, las células de la próstata lucen más pequeñas de lo normal, y existen signos de inflamación en el área. La PIA no es cáncer, pero los investigadores creen que algunas veces puede convertirse en una PIN de alto grado o tal vez en cáncer de próstata directamente.


NEOPLASIA INTRAEPITELIAL PROSTATICA
Este tipo de tumor, posee cambios microscópicos en la apariencia de la glándula prostática, pero las células anormales no parecen invadir otras partes de la próstata (como lo harían las células cancerosas). Basándose en cuán anormales se ven los patrones de las células, se clasifican de la siguiente forma:
PIN de bajo grado: los patrones de las células de la próstata lucen casi normales.
PIN de alto grado: los patrones de las células lucen más anormales.

El PIN comienza a aparecer en la próstata de algunos hombres tan temprano como entre los 20 o 30 años de edad.
Un dato muy curioso es que casi la mitad de todos los hombres tienen neoplasia prostática intraepitelial (prostatic intraepithelial neoplasia, PIN) al cumplir los 50 años. Muchos hombres comienzan a presentar una neoplasia de bajo grado a una edad temprana, pero no necesariamente padecen cáncer. Aun no está clara la importancia de la neoplasia prostática intraepitelial de bajo grado con respecto al cáncer de próstata.
Si en una biopsia de la próstata se reporta un hallazgo de PIN de bajo grado, el seguimiento para los pacientes usualmente es el mismo al que se daría si nada anormal se hubiese reportado.
Si Usted encontró una neoplasia prostática intraepitelial de alto grado en su biopsia de próstata, hay aproximadamente entre 20% a 30% de probabilidades
de que usted también tenga cáncer en otra área de la próstata.
Por esta razón, los médicos a menudo observan cuidadosamente a los hombres con neoplasia prostática intraepitelial de alto grado y pueden recomendar la repetición de una biopsia de la próstata, especialmente si la biopsia original no tomó muestras de todas las partes de la glándula.

La Biopsia Prostática
Una biopsia de próstata es un procedimiento urológico invasivo diseñado con el propósito de extraer muestras de tejido prostático, en pacientes con sospecha de cáncer de próstata
Para realizar la biopsia prostática, utilizamos una aguja fina para recoger una serie de muestras de tejido de la glándula. El urólogo puede recomendar una biopsia de la próstata si los resultados de las pruebas iniciales, tales como un antígeno prostático específico (PSA) en sangre o un examen rectal digital (DRE), sugieren que pueda tener cáncer de próstata.
Después de una biopsia de próstata, las muestras de tejido prostático, son examinadas por un médico anatomo -patólogo, para detectar anormalidades celulares en busca de signos de cáncer de próstata. Si el cáncer está presente, se evalúa el tipo de células, para determinar qué tan rápido es probable que crezca y se propague; y ofrecer al paciente las mejores opciones de tratamiento.

¿Por qué se realiza la biospia prostática?
Una biopsia de la próstata la indicamos en todo paciente con sospecha de cáncer de próstata.
Nosotros recomendamos realizar una biopsia de próstata en caso de presentar los siguiente:
Los resultados del antígeno prostático específico (PSA) son más altos que lo normal para su edad.
Los resultados del PSA se están elevando rápidamente
En el examen dígito rectal se encuentran nódulos u otras anormalidades.
Usted ha tenido una biopsia prostática previa normal, pero aún los valores de PSA se mantienen constantemente elevados
Una biopsia previa reveló las células de tejido prostático fueron anormales pero no cancerosos, esto se conoce como neoplasia intra epitelial de alto grado (PIN de alto grado).
 
 
 


Resultados de la Biopsia Prostática: la escala Gleason
El Gleason es una clasificación muy importante para decidir el tratamiento y establecer el pronóstico del cáncer de próstata. El grado de Gleason valora el grado de actividad (agresividad y crecimiento) del cáncer de próstata.

¿Cómo se establece el grado de Gleason?
Para hacerlo, el patólogo valora dos áreas o zonas del la muestra de tejido de la próstata obtenido mediante biopsia. Procura elegir zonas bien representativas del tumor.

A cada una de las dos áreas el patólogo asigna una puntuación que va del 1 al 5. El 1 corresponde a los casos de baja agresividad del tumor (los grupos de células cancerosas se asemejan a las glándulas normales de la próstata).
Por el contrario, se asigna una puntuación de 5 cuando las células menos se asemejan a las normales. De 2 a 4 se incluyen situaciones intermedias, progresivamente agresivas.
Para establecer el grado de Gleason de cada caso, se suman las numeraciones asignadas a cada área. Por ejemplo: 3+4=7.
Por tanto, no puede haber Gleason O ni 1, el mínimo es 2 (1 + 1).
Lo más importante a tener en cuenta es que cuanto más bajo sea el Gleason, menor es la posibilidad de que el cáncer de próstata sea agresivo, por tanto, crecerá más lentamente y se extenderá menos.
En el lado opuesto, cuanto más alto sea el Gleason, más posibilidades de agresividad tumoral.
En resumen, se considera que los Gleason situados entre 2 y 4 corresponden a baja agresividad; que los 5 y 6 son situaciones intermedias y que la agresividad va aumentando de 7 a 10.

En el dibujo apreciamos cómo el médico patólogo interpreta el tejido prostático bajo el microscopio.



Tratamiento del Cáncer de Próstata
El objetivo del tratamiento del cáncer de próstata es suprimir todas las células cancerosas o evitar su proliferación. Un tratamiento es más eficaz cuanto antes se haya detectado el cáncer.
Los tratamientos estándar son aquellos que son reconocidos como los mejores y se proponen de manera sistemática en una situación concreta. Puede suceder, sin embargo, que el médico no pueda aplicar el tratamiento estándar debido a los riesgos particulares que presenta el paciente, a su enfermedad o porque el mismo paciente rechace las consecuencias ligadas al tratamiento. En estos casos, el médico puede proponer otro u otros tratamientos mejor adaptados a su situación. Para una misma situación, en ocasiones, existen diferentes tratamientos posibles, es decir, existen alternativas u opciones de tratamiento.
Las células cancerosas prostáticas se desarrollan esencialmente en la zona periférica de la próstata y, en algunas ocasiones en su zona central.
Es la tercera neoplasia más frecuente en varones en el mundo y en nuestro país. Se calcula que a inicios de siglo habían en el mundo 1.555.000 casos de hombres con cáncer de próstata. En Europa afecta al 11% de varones con cáncer, en España había 157,9 asos por cada 100.000 habitantes en el año 2002.
Sin lugar a dudas, existen muchos más cánceres de próstata que los que son detectados. Efectivamente, un cierto número de cánceres no son diagnosticados debido a su pequeño tamaño.
Es probable que más de la mitad de los hombres mayores de 60 años tengan algun tipo de cáncer en su organismo, sin que necesariamente lleguen a desarrollar la enfermedad.

Como fuera comentado en otros artículos, nuestro objetivo en cuanto al cáncer prostático (CaP), es el de tratar la enfermedad erradicándola (es decir eliminandola del organismo) en el mejor de los casos o, evitar su proliferación.
Los resultados a corto y largo plazo del tratamiento de CaP dependen mucho del tiempo en el cual se diagnostica, la regla de oro siempre es la misma para cuakquier tipo de tumor maligno en el organismo: el tratamiento es mas efectuvo cuanto antes se haya detectado el tumor.
En el CaP existen distintas alternativas para un mismo tipo de tumor maligno, esto depende de varios factores como son la edad del paciente, el tipo de celula maligna (conocido como escala de Gleason), enfermedades propias del paciente, la espectativa del propio paciente; todo esto aunado a los pronósticos propios de la enfermedad en su tiempo de presentación.

No es objetivo del resente artículo discutir cada tratamiento, sin embargo les presento un breve resumen de cada una.

Cirugía Radical Prostática
Consiste en quitar la próstata desde su raíz, con la intención de eliminar todas las células malignas de la próstata. Es el goldstandar actual para el tratamiento del CaP no metastásico, limitado a la glándula. Su fin es curativo, y mas del 90% de pacientes tienen posibilidades de sobrevida mayores a 5 años.
 

Radioterapia Externa
El objetivo de este tratamiento es el de eliminar las células cancerosas mediante la radiaxción. Al tener las células del CaP una gran velocidad de reproducción, son suceptibles de ser dañadas en su material genético (ADN) durante la misma, mediante la radiación.
Esta alternativa es muy efectiva para el CaP localizadoy se utiliza en algunos casos en combinación con la cirugía radical.


Braquiterapia: la radioterapia interna
Es una forma de tratamiento por radiación interna, para este fin se insertan dentro de la próstata granos radioactivos en el interior de la glándula, los cuales emitiran radiación de manera local y controlada. La braquiterapia puede ser temporal (hilos de iridio) o permanente (granos de yodo 125 radiactivo), y depende de que la fuente radiactiva continúe o no situada en el organismo del paciente.


Tratamiento médico hormonal
El tratamiento hormonal produce el bloqueo de la hormona masculina testosterona. Es bien conocido que el CaP se nutre de esta hormona, y al bloquearla, disminuiran sus efectos cancerosos, deteniebdo el avance de la enfermedad. No es un tratameinto curativo.
Vigilancia y tratamiento diferido
Ciertos cánceres de la próstata pueden evolucionar muy lentamente, sin provocar síntomas molestos para el paciente, especialmente en pacientes de edad avanzada. Para algunos  pacientes, el médico puede proponer simplemente vigilar el tumor (esperar y ver, el watchful waiting), lo que permite evitar los efectos secundarios de los tratamientos.

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata