Como hablarle de sexo a nuestros niños

Conversar con nuestros pequeños sobre sexo es muy difícil, sobre todo si nosotros no hemos tenido una adecuada formación en sexualidad, y esta ha generado en nosotros vetos, prohibiciones, vergüenza, nervios, y dificultades en la comunicación.
El sentirnos bien física, emocional y socialmente debe ir acompañado de un bienestar sexual. La sexualidad la vivimos desde el nacimiento, en nuestros juegos, conversaciones, pasiones, enamoramientos y separaciones; así también la sexualidad se vive y se aprende en el día a día.
La educación sexual es responsabilidad primordial de los padres de familia, y el hecho de educar a un hijo en sexualidad, no implica que le estemos dando permiso para tener sexo.
Educar en sexualidad es además de informar, proteger a nuestros pequeños, dándole la mejor arma que puedan tener para su futuro, el conocimiento.
Educar en sexualidad es ofrecerle a nuestro hijos una maravillosa vida sexual, con menos taras, con mas libertad y sobre todo, con la posibilidad de que la cadena comunicativa se mantenga en el tiempo. La sexualidad señoras y señores nos hace más humanos.
La difícil tarea de formarlos en sexualidad

Nos es lo mismo comunicar sexualidad a un pequeñito que a un adolescente debido a que la perceprción e interpretación dependen mucho del grado de madurez corporal, emocional y nerviosa (hablando del sistema nervioso) del menor. Es por esto que creimos conveniente dividir el enfoque por edades o etapas vivenciales: los mas pequeños de 0 a 2 años, los pre escolares de 2 a 5 años, los de la primaria (de 5 a 9 años) y aquellos que entran el la pubertad, de 9 a 12 años.

Hablandole a los mas pequeñitos.
Los menores de 2 años gradualmente irán comprendiendo el lenguaje materno a medida que pasen los meses. En esta etapa de la vida ellos descubren el mundo que los rodea a través de los sentidos: el tacto, oido, gusto, olfato; y su cerebro que esta en constante modificación interpreta todas las señales que la naturaleza y el entorno le ofrecen, los cambios producidos a nivel cerebral son inumerables. Hablar en el sentido estricto de la palabra en esta edad no es apropiado, lo que debemos tratar es de comunicarle sexualidad, con nuestra actitud y nuestros gestos. Debemos intentar evitar palabras como no, sucio, prohibido, etc,  al referirnos a los órganos sexuales, por ejemplo: NO te toques tu pene, mano sucia, vagina cochinita, etc; ya que esto irá modelando una curiosidad negativa hacia la sexualidad. También es escencial que nuestro lenguaje corporal sea adecuado, evitando espantarnos o hacer gestos de incomodidad cuando nuestro(a) pequeño (a) se toque o manipule sus genitales.
En esta etapa es de gran utilidad que le comencemos a enseñar el significado de su sexualidad con breves lecciones de anatomía, aprovechando la hora del baño o al cambiarle los pañales, siempre utilizando las palabras adecuadas, evitando ponerle sustantivos diferentes a los propios.
Un ejercicio que los padres debemos hacer es repetir las palabras relacionadas con la anatomía genital: pene, vajina, vulva, coito, etc. Cuando estas palabras dejen de sonar extrañas para nosotros o no nos causen icomodidad, será una señal de que estamos avanzando como comunicadores de sexualidad en nuestro hogar.

Los niños del pre escolar
A esta edad los niños expresan su curiosidad con la palabra, son muy preguntones y desean saberlo todo. No se sorpendan si indagan sobre sus genitales, los del sexo opuesto o de donde provienen los niños. Es la edad del kinder, de la estimulación temprana, y se comparan mucho con otros, así como también exploran sus genitales y en ocasiones "los de los otros niños", y debemos aprovechar estas ocasiones para seguir reforzando las primeras nociones de anatomía sexual. Cada órgano debe ser llamado por su nombre: pene, vagina, vulva, ano, etc. No es que nos sentemos con el atlas de anatomía o la enciclopedia a "hablarles" de sexo. Debemos aprovechar cada oportunidad como cuando uno(a) se está cambiando y nos ve con ojos de intriga, cuando vamos al baño, cuando vemos la tele y sale, por ejemplo, una pareja besándose. Debemos desde ya enseñarles que la sexualidad es una de las formas mas bellas de expresar los sentimientos.
Recuerden que ellos no tienen en sus mentes el erotismo ni la "malicia" de los adultos, y que si se tocan o estimulan, lo hacen simplemente por descubrirse o satisfacerse. El placer de la autoestimulación lo descubren desde muy pequeños, y esto no es malo ni debe ser reprochado. Es en esta edad en la cual los padres debemos enseñarles a cuidarse, a defender su autonomía, a no dejarse tocar por otros, a saber decir no; hay que inculcarles desde muy pequeños nociones básicas para que se defiendan de los extraños.


Los niños de la escuela primaria
Desde el kinder nuestros pequeños cominezan a socializarse, sin embargo es entre los 6 hasta los 8 a 9 años en que ellos aprenderán a convivir con otros, haciéndose cada vez más independientes. Ya el sistema nervioso ha madurado lo suficiente para que logreen leer, escribir, sumar, restar, multiplicar, hacer deportes, y entender mas las cosas. La curiosidad innata que venía desarrollando de los dos años se reforzará aún más, y la lectoescritura se transformará en una poderosa arma con la cual irán descubriendo el mundo, y al irlo descubriendo ampliarán sus conceptos y dudas sobre la propia sexualidad y sobre la ajena.
Este período es muy importante, y es el que más nos fascina conversar en Cóncavo y Convexo. Es en este período que los niños van a determinar de manera inconsciente cual será el tipo o tipos de personas que le atraerán sexualmente en el futuro, y cuales serán los estímulos que les despierten la líbido y el interés por el seo opuesto; adquieren y definen en estos años su "personalidad sexual". Si queremos prepararlos para la vida poniéndolos en el colegio o enseñándoles algún deporte, dándoles normas para que sean hombres y mujeres de bien; con mayor razón debemos formarlos en sexualidad, para que sean esposos y esposas amorosos, responsables y respetuosos, y que valoren su sexualidad como uno de los bienes mas preciados que nos dió la naturaleza. En esta edad ya están en capacidad de sostener conversasiones mas, digamos, alturadas. Poder apoyarnos con ayuda audiovisual al respecto de la anatomía genital y sobre cómo funcionan los órganos sexuales. No olvidemos de aprovechar cualquier ocasión para conversar con ellos de una manera muy sutil, sobre su sexualidad. Esta etapa es el preludio a la pubertad, y al final de este período deberían conocer sobre los futuros cambios que sus cuerpecitos experimentarán con el tiempo. Pronto dejarán de estar a nuestro lado, para sumergirse en el maravilloso mundo de la sociedad adolescente.


La pubertad, de 9 a 12 años.
El cambio de niño a hombre, de niña a mujer, se da en esta etapa. La diferencia, y que viva la diiferencia...!
Aunque en esta edad ya los pequeños dejen de serlo, esto ocurrirá sólo físicamente, mentalmente aun son inoncentes y muy vulnerables, así que debemos manejarnos con mucha cautela, y recordar siempre que son "otras personas" y que no somos sus dueños. En esta edad son muy suceptibles cuando no respetamos su privacidad, y si antes no nos preocupamos por comunicarnos con ellos y ganarnos su confianza, será muy difícil entablar una fluída conversación sobre la sexualidad.
Las pregunta cae de lleno, ¿qué enseñarles?
En ambos, varón y mujer, habrán grandes cambios como producto de la secreción de hormonas, cambios físicos y de comportamiento que deberemos de cierta manera "tolerar", ya que si los reprimimos constantemente estamos creando una persona dependiente y fácil de someter. Es en esta edad donde chicos y chicas se preocupan mucho por su imagen corporal, por seguir un modelo e imitarlo, y ojo que los primeros modelos son los de casa y los amigos cercanos, así que debemos guiarlos a seguir lo adecuado, siendo tolerantes a algunas variaciones. Es el momento oportuno de hablarles "a calzón quitao" sobre las relaciones sexuales y sus consecuencias: el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual. También es el momento de que los padres busquen ayuda profesional, al urólogo, a la ginecólogoa o al psicólogo, para que los orienten; de buscar charlas formativas sobre sexualidad, muchas de las cuales las dan los mismos adolescentes..! También es oportuno hablarles sobre los métodos anticonceptivos y de aplicarles la vacuna contra las temidas verrugas genitales.

Recordemos que hablarles de sexo y anticonceptivos no es darles permiso de hacerlo, es intruirlos, prepararlos y cuidarlos.
La educación sexual, es responsabilidad de los padres de familia, lo que aprendan en casa será el cimiento de la obra final: una vida sexual plena y sin trabas, sin vetos ni prohibiciones, una forma de expresar el amor y el cariño a la pareja, una forma de ser cada día mas humanos. El legado de los padres a los hijos, también compromete el amor, en el correcto sentido de la palabra.
Escrito para Cóncavo y Convexo

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata