Impotencia sexual

La calidad de la erección siempre es un tema central en los diversos congresos de urología del orbe. La dificultad de obtener una adecuada erección es conocida como disfunción eréctil. Nos avocaremos a tratar este tema en los siguientes artículos.
Disfunción eréctil: la impotencia sexual masculina
La Disfunción Eréctil (DE) o impotencia masculina es definida como la incapacidad de obtener y mantener una erección suficiente para una mutua satisfacción en el momento de la cópula.
Está asociada a menudo a enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, enfermedades neurológicas y psiquiátricas (depresión); así como también al uso de ciertos fármacos, como los utilizados en tratar las enfermedades anteriormente citadas.

Afecta en una proporción distinta, según los países, así en EE.UU. el 52% de los hombres entre 40 y 70 años tienen disfunción eréctil en algún grado, por el contrario en España sólo será del 17% para varones con edades comprendidas entre 40 y 70 años y del 12% para los que tienen entre 25 y 70 años.
En el Perú no existe una base de datos adecuada, sin embargo mas de la quinta parte de adolescentes refieren haber tenido algún episodio de importencia; cifras que aumentan a caso la mitad en varones mayores a 40 años.

La edad es el factor de riesgo más importante para padecer disfunción eréctil de cualquier grado y a mas edad, mayor severidad del proceso.
Curiosamente la DE aumenta con la edad, y con la edad también aumentan las enfermedades, pudiendo ser más que una coincidencia, una consecuencia de estas enfermedades, pudiendo ser un síntoma de  enfermedades importantes, como la diabetes, hipertensión, ateroesclerosis, enfermedades hepáticas, etc. 
Otras veces es consecuencia de la toma crónica de fármacos, con acción hormonal, psicotropos o antihipertensivos. 
Tanto el abuso de alcohol como drogas (cocaína, heroína, etc.) se ha asociado a disfunción eréctil. 
El tabaco produce disfunción eréctil por daño vascular, pero también se ha asociado como factor de riesgo independiente a las enfermedades crónicas relacionadas con el consumo de tabaco.

El diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad está en manos del especialista que es el Urólogo.
Se recomienda que el tratamiento de la disfunción eréctil se realice en tres etapas que denominamos primera, segunda y tercera línea de terapia.
En la primera línea de terapia se incluye la terapia sexual y la terapia oral.
En la segunda línea de terapia se incluye la terapia intracavernosa, la terapia intrauretral y los aparatos de vacío.
En la tercera línea de terapia se incluye la cirugía arterial, la cirugía venosa y la colocación de implantes.
Conversaremos más al respecto.

Publicamos todos los días...!