Curvatura de pene: curvatura congénita


Un motivo de consulta que preocupa mucho a los jóvenes que inician su vida sexual y a algunos hombres mayores, es acerca de la curvatura del pene.
En algunos casos esta curvatura se exagera, pudiendo suceder esto desde la infancia (curvatura congénita) o adquirirse con el tiempo (en el caso de la en fermedad de La Peyronie).
La curvatura peniana no supone incomodidad, generalmente.
Algunas personas se tornan ansiosas al respecto de la misma y muchas veces la consideran ANORMAL.  Generalmente el pene posee una curvatura de bajo grado que permite el acomodamiento del mismo en la vagina para la cópula. Cuando exista la duda al respecto, es mejor visitar al especialista, que es el UROLOGO.
La curvatura CONGENITA, de ser muy pronunciada, puede ser incomoda a la vista, tanto para el varón como para su pareja, pero no debe suponer ningún tipo de alteración o dificultad para el relacionamiento sexual.
Si esta curvatura impide la penetración, la torna dolorosa (tanto para el varón o la mujer), entonces estamos presentando un grave problema que debemos resolver.
Hasta la fecha no existe ningún medicamento, llámense pastillas, cremas, inyeciones, y  ni ninguna substancia artesanal ni dispositivo externo; que mejoren la curvatura del pene.
La única manera de corregir una curvatura anómala es mediante cirugía.
La cirugía consiste en el enderezamiento del pene, por decirlo de una manera sencilla.
Para este fin existen diferentes maneras de realizar el procedimiento, las cuales son elegidas por el UROLOGO, individualmente para cada paciente.
El procedimiento puede ser realizado bajo anestesia loco-regional, aunque en muchos casos, personalmente recomiendo algún tipo de sedación para mayor confort del paciente.
La cirugía tiene una duración promedio de 45 minutos, luego de la cual el paciente retorna a casa.
Los resultados estéticos son inmediatos.
El retorno a la actividad sexual es en un par de semanas.
(Luis Susanibar Napurí, Urólogo)